No hay ningún sistema de incentivos que funcione.
No hay una relación directa entre las primas y la productividad real.
Las primas son, más bien acuerdos políticos que no incentivan la productividad.
… A pesar de los recursos (y frustración) dedicados a su cálculo.

Un sistema de incentivos a la productividad es una forma que tiene la dirección de intentar delegar en los operarios la responsabilidad de dirigir y liderar la fábrica.

Las empresas son cada vez más sistémicas (dependen de información, máquinas, procesos, complejidad, personalización y lotes de producción muy diversos, múltiples referencias, etc.) y un operario no tiene la facultad de gobernar el sistema.

Por tanto, este intento de delegación está resultando ser un fracaso que fomenta, una improductividad que, sea como sea, se acabará primando en concepto de productividad.

A pesar de múltiples esfuerzos humanos y tecnológicos, no hay ningún sistema de incentivos que funcione para lo que fue diseñado, es decir, unos incentivos a partir de los cuales las personas se motiven a realizar un esfuerzo mayor y que perciban una retribución proporcional a dicho esfuerzo, a la vez que la empresa también gana… Ninguno.

La realidad es que…

  • No existe ninguna fórmula a partir de la cual poder calcular el desempeño de los operarios a partir de los resultados y de los fichajes. Y si la hay, tendría tal cantidad de variables que, por coste de captura y procesamiento, sería inviable por costes.
  • Las empresas son cada vez más sistémicas. Es decir, sus resultados dependen de muchas causas interconectadas y, en esto, el operario tiene un peso de, como mucho, un 20 %. La productividad de un puesto depende de:
    • Máquinas y herramientas disponibles.
    • Información correcta disponible.
    • Materias primas y auxiliares disponibles.
    • Criterios de inspección de calidad y rechazo.
    • Disponibilidad de personas y del equilibrado de líneas.
    • Tamaño del lote.
    • Nivel de interrupciones y cambios de trabajo, urgencias, etc.
    • Nivel de personalización de los clientes.
    • Y del desempeño del operario.
      • Entonces, ¿Quién tiene mayor peso en la consecución de los resultados de la productividad?
        • ¿Por qué queremos cargar todo sobre el operario mediante un único indicador?
          • El sistema Bedaux es de otra época, de cuando fabricar era mucho más sencillo.
  • Los empleados no se sienten motivados por la prima de producción:
    • Sobre todo, cuando, debido a la complejidad del sistema, no pueden ser capaces de asociar el esfuerzo que han realizado con dicha prima.
    • Es más, les genera estrés y desmotivación por la falta de control.
  • ¿Por qué unos días la producción de una determinada sección ha sido mucho más alta que otros?
    • Es un factor estadístico. Hay días en los que sale todo bien, el sistema funciona y hay días en los que todo se tuerce (aunque no deberíamos depender del azar).
    • ¿Se esforzaron más los operarios el día que obtuvieron más producción?
      • Seguramente que no.
      • Ese día hubo menos incidencias, el trabajo fluyó, de manera que se obtuvo una producción incluso mayor de la esperada.
    • ¿Se esforzaron menos los operarios el día que obtuvieron menos producción?
      • No, trabajaron mucho más.
      • Ese día, lo dedicaron a luchar contra las incidencias con gran frustración.
  • Con un elevado nivel de incidencias y complejidad, no se puede tener una medida fiable de ningún indicador de productividad del operario.
  • Se dedican enormes y frustrantes esfuerzos a calcular la prima de productividad para, finalmente, basar nuestras decisiones de pago en criterios sociales y políticos.
  • Intentar hacer que el sistema de control e incentivos sea justo acaba desviando la atención y las energías de gran parte de la organización de donde deberían estar.

La necesidad.

  • Lo que tu empresa necesita es incrementar su productividad para:
    • Reducir su coste por unidad fabricada.
    • Aumentar su capacidad de producción.
    • Y mejorar la capacidad de gobernar el sistema.

La solución.

La solución está en una dirección de operaciones de calidad y el liderazgo.

PROPIEDAD INTELECTUAL

©️ José Agustín Cruelles Ruiz (Zadecon)
abril 1, 2022

Este texto está protegido con derechos de autor.
Se puede compartir este enlace.
Se pueden tomar párrafos del artículo y citar indicando el autor, el año y la dirección URL.

SERVICIOS RELACIONADOS

PÓSTER – LA TEORÍA DE LA MEDICIÓN DEL DESPILFARRO.

En este recurso tienes un completo esquema acerca de cómo pasar de un proceso con excesiva dispersión a un proceso industrializado y predecible.

Tiene formato de póster para que pueda ser imprimido en A1 y compartir en el departamento de procesos y de fabricación.

Este recurso concentra y sintetiza mucho conocimiento.

TMD - POSTER

DESCARGA GRATUITA

Enviar el póster gratuito a este email:

Subscribirse para recibir píldoras formativas en tu correo electrónico. Te puedes desuscribir en cualquier momento.

Confirmo que he leído y acepto la Política de Privacidad.

COLABORA CON NUESTRO BLOG

Esperamos que este contenido te haya sido muy útil. Si así ha sido, te pedimos colaboración con nuestro blog para seguir creando contenidos: Adquiere el Kit educativo – Productividad Industrial.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETIN